• Home
  • Avenue
  • Adopción del concepto “Smart Home”: lo bueno, lo malo y lo feo
Contáctanos:










Adopción del concepto “Smart Home”: lo bueno, lo malo y lo feo

Banner11

El "Smart Home" tiene el potencial de liberar un valor sin precedentes impulsado por los datos en forma de ahorros de costos y mejoras en la calidad de vida. El gran volumen y velocidad de los fabricantes, proveedores de servicios y empresas tecnológicas que compiten para capturar este nuevo valor habla del tamaño de la oportunidad.

Texto publicado por la firma Harbor Research. Contenido original en inglés: http://harborresearch.com/smart-home-adoption-the-good-the-bad-and-the-ugly/

El término "smart" implica inteligencia, pero esa es la palabra inexistente en el mercado de la tecnología doméstica actual -un paisaje fragmentado lleno de soluciones puntuales estrechas, llenas de gadgets DIY, obsesionadas por el entretenimiento y con una incomprensible incompatibilidad entre software y plataformas. Debido a esto, la próxima ola de la "Casa Inteligente" sigue enfrentándose a importantes obstáculos y barreras para la adopción.

Las visiones del "Hogar del Futuro" han estado en abundancia desde hace décadas. Buckminster Fuller, el famoso creador de la cúpula geodésica, escribía sobre la casa como una "máquina para vivir" ya en la década de 1930. El "hogar automatizado" ha sido la morada de los personajes de ficción futurista desde por lo menos los años 50, el tema de los planos y esquemas en Mecánica Popular y Electrónica Popular, y una atracción en la Feria Mundial de 1964 en la ciudad de Nueva York, donde los visitantes fueron transportados a través del "Hogar del Mañana" con robótica doméstica y el perenne e inminente videoteléfono.

La "Smart Home" siempre ha tenido el potencial de desatar un valor sin precedentes para la comodidad y conveniencia, así como la seguridad. El gran volumen de fabricantes, proveedores de servicios y empresas tecnológicas que se dirigen al sector residencial es un testimonio de su potencial. Sin embargo, el mercado doméstico inteligente de hoy en día sigue fragmentado con estándares de red en competencia, un puñado de hubs que dicen controlar casi todo lo que usted puede imaginar en un hogar, y la vieja tecnología arraigada en seguridad del hogar, la energía, los servidores de medios…

smart9A

El futuro que seguimos esperando

Desde la Feria Mundial de 1964, cada pocos años han surgido olas de promesas sobre el "hogar conectado", el "hogar en red" y el "hogar digital". La industria del software tiene un término para estas promesas: vaporware.

En el hogar estadounidense típico, los productos y sistemas no están mucho más conectados hoy en día, y ciertamente menos orquestados, de lo que estaban en 1964.

Los consumidores, por lo tanto, ahora ven el "hogar inteligente" como un mero eslogan de mercadeo para las capacidades desconcertantes y marginales que a menudo resultan no ser reales de todos modos. Para las empresas de productos de consumo, la frase "domótica" se ha desacreditado tanto que ahora provoca temor y odio en lugar de visiones de gloriosa innovación. Sí, hemos tenido una larga historia de futurismo residencial. Pero hasta la fecha, casi nada de verdadero significado ha surgido de ello.

Allá vamos de nuevo - Sistemas infinitamente complicados

El impulso para desarrollar tecnología puede inspirar visiones grandiosas que hacen que el simple pensamiento parezca de alguna manera embarazoso o que no valga la pena. Eso es comprensible en la ciencia ficción o en las exhibiciones futuristas de una Feria Mundial, pero no es algo bueno cuando se definen los estándares de tecnología del mundo real o se entrega valor tangible en los productos comercializados.

Un buen desarrollo de los productos debe partir siempre de una auténtica empatía con las necesidades de los consumidores, y no sólo del deseo de crear nuevos mercados. Ese icono persistente del futuro llamado videoteléfono, por ejemplo, no es una necesidad real del consumidor; es un afán tecnologista. Los clientes residenciales estarían mejor servidos por algo como la conectividad universal para cualquier cosa (aún no la tenemos), por lo que todas las comunicaciones destinadas a cualquier dispositivo doméstico o de consumo (cámaras, electrodomésticos, iluminación, termostatos o media servers) pudieran ser administradas por una única interfaz de “auto-aprovisionamiento" a la red. Eso es a fin de cuentas eso ofrece un mucho mayor valor intrínseco a los consumidores.

La automatización doméstica típica no se trata de la facilidad de uso o la tranquilidad; se trata de gadgets, complejidad y control. Desde hace años se dispone de varios estándares y protocolos de conexión. Usted puede comprar kits y hubs en internet o en grandes almacenes.

Los sistemas complicados que requieren autoinstalación y mantenimiento hacen que todos los consumidores, excepto los más técnicamente competentes, se muestren reticentes a adoptar estas tecnologías. Esta complejidad se traduce en una reacción violenta de los primeros usuarios con quejas de demasiados pasos para la instalación y el uso, junto con frecuentes fallos de funcionamiento. Si un laico no puede configurar, interactuar y solucionar estos sistemas, la adopción generalizada nunca ocurrirá.

Un buen diseño de una casa tecnológica debe ser simple, sin fisuras y verdaderamente interoperable

Sin estas características, el verdadero valor de los sistemas domésticos inteligentes y autónomos nunca tendrá éxito. Es preciso superar varios obstáculos para la adopción, entre los que cabe señalar los siguientes:

Falta de integración. A pesar de toda su sofisticación, muchas de las tecnologías actuales de Smart Home son descendientes directos del modelo tradicional de telefonía celular, donde cada dispositivo actúa en un sistema "hub and spoke". La incapacidad de los sistemas Smart Home actuales para interoperar y funcionar bien con dispositivos y entornos heterogéneos [multi-vendedor] es un obstáculo significativo para la adopción generalizada de estos sistemas. ¿Qué sucede cuando también desea que le informen a distancia sobre la puerta eléctrica de su garaje, su estufa, su calentador de agua caliente o su sistema de iluminación? ¿Desea conexiones separadas e interfaces propietarias para todas estas cosas? ¿Cuántos manuales de usuario desea realmente leer?

Experiencia pobre del usuario. La falta de interoperabilidad tiene un impacto directo y claro en la experiencia del usuario. Desde una perspectiva técnica, los consumidores desean facilidad de uso y sin fisuras en todas las plataformas y servicios. Cuando los consumidores tienen que utilizar docenas de aplicaciones diferentes para controlar cada uno de sus dispositivos conectados, la experiencia del usuario de un dispositivo se ve confundida por la experiencia de la naturaleza desarticulada de toda la experiencia Smart Home. Además, el compromiso del consumidor con un sistema o dispositivo aislado es arriesgado en el fragmentado mercado residencial actual.

Funcionalidad limitada y servicios de valor añadido. En la mayoría de los casos, los fabricantes no están pensando en la experiencia del usuario en relación con todos los dispositivos conectados en los hogares de los usuarios, sino que están pensando sólo en los consumidores que utilizan sus dispositivos, pero sin el contexto de la red y el producto en uso en relación con otros dispositivos de igual a igual. Los jugadores que quieren fomentar el desarrollo del mercado necesitan considerar la oportunidad de vender experiencias de servicio elegantes y discretas, a veces incluso invisibles, en redes.

Una tecnología bien diseñada para el hogar debería:

      Ser barata, fácil de instalar, intuitivo y agradable de usar.

      Añadir una "inteligencia" adecuada a los dispositivos, aparatos y sistemas domésticos existentes sin características desconcertantes e inútiles.

      Ser modular y fácil de extender a lo largo del tiempo por toda la casa, integrando múltiples dispositivos de fabricantes paralelos.

      Ser extensible (nuevos sensores y dispositivos funcionan con el sistema existente, preservando la inversión del comprador).

       Ofrecer grados variables de control [mando a distancia] donde se desee (por ejemplo, activando un cierre de agua en caso de fuga).

      Entregar valor sin costos de monitoreo "infinitamente incrementales" de terceros.

      Proporcionar valor de forma transparente, en segundo plano, sin requerir la atención total del propietario.

the atlantic

A medida que más y más dispositivos lleguen al mercado doméstico, necesitarán funcionar como sistemas orquestados para proporcionar valor a los consumidores. Si usted tiene que controlar o interactuar con cada dispositivo individualmente para que funcione, las necesidades subyacentes de automatización y personalización no se cumplirán, impidiendo que estos sistemas -y el propio mercado- alcancen su verdadero potencial. Los jugadores de todo el mercado Smart Home están empezando a darse cuenta de las implicaciones de la interoperabilidad, y están empezando a organizarse para abordar el problema.

La seguridad y privacidad son las principales preocupaciones de los consumidores

Con el crecimiento de las redes en el hogar, virtualmente cualquier producto electrónico puede enviar automáticamente señales periódicas sobre su estado, sin necesidad de intervención humana ni comprensión. Pero, del mismo modo que una mayor sensibilización de los sistemas residenciales puede ser un motor de adopción, el temor a la piratería informática y la necesidad de aumentar la ciberseguridad y la privacidad resultan barreras importantes. La ciberseguridad en el hogar puede que no sea la aplicación más dramática de inteligencia y conectividad, pero es indiscutiblemente una aplicación de gran utilidad.

En pocas palabras, la tecnología en el hogar necesita incluir un mayor enfoque en la seguridad y privacidad. Si mi abre-puertas de garaje conectado recopila datos sobre mis idas y venidas, lo que puede traducirse en una vulnerabilidad si los datos aterrizaran en las manos equivocadas; o si mi monitor de bebé es hackeado, el foco de atención que esto pondrá en la seguridad y la privacidad continuará inhibiendo el desarrollo del mercado. No hemos visto a muchos actores abordar estas necesidades de ninguna manera significativa.

La necesidad de colaboración

Con tantos estándares de comunicación, conectividad y seguridad en competencia presentes en el hogar, las coaliciones, asociaciones y alianzas dictarán el éxito y la evolución del espacio. Las organizaciones deben empujar los límites de la colaboración para incluir a muchos participantes nuevos y desconocidos; lo que Harbor Research llama "compañeros de cama extraños”. Las alianzas y asociaciones empresariales creativas y con visión de futuro serán uno de los factores más importantes en la creación y aceptación de los sistemas y servicios domésticos en red.

Los proveedores de plataformas Smart Home que proporcionan las conexiones de backend y permiten aplicaciones orientadas al consumidor se encuentran en una posición única para facilitar esta colaboración. Dada la diversidad de dispositivos, software, servicios y soporte que deben ser abordados desde el punto de vista del consumidor, las alianzas entre proveedores representan el mejor y posiblemente el único medio disponible para abordar los problemas que enfrenta el consumidor y también crear el máximo valor para todas las partes involucradas. Mientras que los claros ganadores aún no han surgido, una cosa es cierta: en esta próxima fase de desarrollo del mercado, la innovación será el resultado de la colaboración más que cualquier sistema o solución única.

 

Etiquetas: Redes,, smart home,, casa inteligente,, seguridad,, gadgtes, automatizacion

Sky Bet by bettingy.com